Mucho se habla últimamente de la sal del Himalaya, que cada vez está más presente en nuestra alimentación, pero poco se conoce de ella.

Este ingrediente procede de las montañas de Pakistán que forman parte del Himalaya. Esta zona hace más de 250 millones de años que estaba cubierta por el mar. Cuando éste se secó, los restos que quedaron de ese fondo se convirtieron en yacimientos de sal de donde actualmente se extrae estos cristalitos rosas. Lo que hemos ido conociendo es que el uso de la sal rosa del Himalaya tiene numerosos beneficios.

Su color ya es llamativo, su tono rosado llama la atención ya que la sal que hasta ahora habíamos conocido era blanca. Es considerada la más pura y natural que hay en todo el planeta. Es nombrada así debido a su poco tratamiento una vez extraída. Se extrae de su lugar de origen en forma de cristales, estos trozos se trituran o muelen haciendo se hagan pedazos y una vez obtenido esto ya se puede utilizar para cosmética, aplicaciones terapéuticas o para tomarla. 

La sal se puede obtener principalmente de dos formas:

– A partir de agua marina: el secado del agua marina es el método más antiguo para obtener sal. Esta sal se obtiene por evaporación del agua del mar.

– Explotación seca de las gemas de sal: las gemas de sal que se solidificaron del mar primitivo yacen parcialmente bajo la superficie terrestre. La sal se obtiene a través de la explotación de minas de sal, como es el caso de las plantas salinas del Himalaya, donde se extrae la sal manualmente sin utilizar explosivos.

La sal cristalizada del Himalaya, a parte del cloruro de sodio que contiene la sal común, contiene otros minerales. Existen informaciones que hablan de la existencia de 84 elementos. Se ha comprobado que contiene principalmente cloruro de sodio, calcio, potasio, magnesio, óxido de sulfuro, hierro, manganeso, flúor, yodo, zinc, cromo, cobre, cobalto y oro.

Entre los beneficios, podemos encontrar:

  1. Se puede aplicar como medicina homeopática debido a la gran cantidad de minerales que posee, aunque no hay estudios científicos que avalen hasta la fecha esta posibilidad.
  2. Regula la tensión arterial
  3. Actúa como prevención a la hora de tener calambres o tirones musculares.
  4. Funciona como antihistamínico. Si sufres de alergias, tienes la nariz taponada puedes prepararte una solución con este ingrediente. Deberás poner 9 gramos en un litro de agua tibia. Podrás hacerte lavados o gárgaras.
  5. Te puede ayudar con las retenciones de líquidos.
  6. Contribuye a fortalecer la masa ósea. Este tiene relación con el primer beneficio que hemos comentado. 
  7. Mejora el tránsito intestinal.
  8. Ayuda a equilibrar el pH de la piel, de hecho, hay personas que lo utilizan para tratar el acné, eliminar impurezas. Al tratar tu epidermis con esto contribuye a disminuir los signos de envejecimiento.
  9. También puede contribuir a conciliar el sueño.
  10. Combate las migrañas.
  11. Potencia el apetito sexual.
  12. Sus propiedades hacen que aumente la absorción de los nutrientes.
  13. Promueve el buen funcionamiento del sistema respiratorio.
  14. Los baños con sal del Himalaya son beneficiosos para el dolor del reuma, problemas cutáneos, revitalizar la piel y por supuesto relajarte.  

Hay que recalcar que esto no es un elemento milagroso, pero hay que tener cuidado con la cantidad que se ingiere al igual que de la sal común. Sí que es cierto que esta al estar menos tratada es más natural, pero si tomas más de la cuenta los beneficios se pueden volver en tu contra e incrementar la presión arterial, entre otras cosas. Al fin y al cabo, se trata de una alternativa que podemos introducir en nuestra dieta, pero con moderación.

Para introducir este ingrediente en la comida deberás de tener un molinillo especial para triturarla más, ya que viene sin refinar.

Comparte esto: