No te arrepentirás… sácale mucho provecho y haz maravillas haciendo que las cosas se cocinen mientras duermes. Platillos como cochinita pibil, costillas, lentejas, alubias o garbanzos te van a quedar deliciosos y súper suaves.

Además al cocinar todo dentro de ella, no vas a ensuciar muchos utensilios. Realmente hay personas que cada semana la usan y quedan encantadas. Te invitamos a conocerla y hacerte fan de ella.

Te dejamos éste video para que puedas aprender a utilizarla y algunos otros consejos útiles.

Primero descongela la carne o las aves congeladas. Si se te olvidó sacar la carne para esta noche del congelador antes de acostarte, es tentador arrojarla a la olla de cocción lenta con el resto de los ingredientes: de todos modos, se cocina durante horas, ¿verdad? Pero si colocas la carne congelada en el aparato, es posible que no tenga tiempo para cocinarse completamente o alcanzar una temperatura segura.

Selecciona la configuración adecuada. Al convertir recetas para una olla de cocción lenta, pon salsas en la configuración alta durante 1 a 2 horas. Los asados y los cortes de carne grandes o duros necesitan un tratamiento a fuego lento durante al menos 7 horas.

Agrega productos lácteos al final. Los lácteos se descomponen durante la cocción prolongada, así que agrega leche, crema o queso durante los últimos 15 a 30 minutos de cocción.

No agregues demasiado líquido. Habrá bastante condensación durante la cocción porque muy poco se evapora. La tapa funciona como una perilla de succión, manteniendo continuamente los alimentos húmedos. Si le agregas exceso de líquido dará como resultado un plato aguado.

Encuentra ésta receta de lentejas y otras en http://todoparamicocina.com/?page_id= 

Comparte esto: