VARIEDADES DE TÉ

Camellia Sinensis es el nombre científico de la planta que conocemos como té, cuyas hojas y brotes se utilizan para obtener cinco principales variedades: té verde, té rojo, té negro, té blanco y té azul, además de algunas mezclas entre sí.

Entre las propiedades más relevantes independientemente de la variedad (roja , verde o azul) encontramos las siguientes:

Efecto antioxidante, es dado por los polifenoles que son sustancias que actúan en el cuerpo como antioxidantes, combaten el envejecimiento, poseen efectos antiinflamatorios, antibióticos y combaten el hipertiroidismo.

Los flavonoides del té ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, disminuyen el riesgo de padecer cáncer. Las catequinas son los principales flavonoides del té, son sustancias antioxidantes 100% más eficaces que la vitamina C y 25% más eficaces que la vitamina E.

Los taninos presentes en el té le confieren a esta infusión propiedades cicatrizantes y anti-diarréicas. Además, ayudan a inhibir la absorción del colesterol, son aliados en la disminución del nivel de colesterol en sangre.

Entre las propiedades nutricionales del té encontramos sustancias como sales y minerales muy beneficiosas para la salud, como hierro, flúor, calcio, zinc, potasio y magnesio. Aunque se encuentran en el té en pequeñas concentraciones, ayudan a incorporar estos minerales necesarios para el equilibrio del cuerpo.

En cuanto al efecto estimulante del té la cafeína presente en el té ayuda a mantenernos despiertos y enfocados. Los polifenoles del té ralentizan el ritmo de absorción de la cafeína, por lo que su efecto se nota más lentamente pero a la vez es más duradero.

El efecto termogénico de la cafeína es ideal para acompañar dietas y bajar de peso. Junto con los polifenoles, la cafeína contribuye a que disminuya la absorción de las grasas en nuestro organismo, además de acelerar levemente el metabolismo.

El efecto relajante del té es dada por la L-theanina que es un aminoácido anti-estrés que ayuda a relajarnos y a mantener el foco mental, de forma totalmente natural. Se absorbe en el intestino delgado, actúa sobre los neurotransmisores y estimula a las ondas alfa que aumentan la actividad cerebral, mejora el foco mental y la capacidad de concentración, al tiempo que permite que el cuerpo y el cerebro permanezcan calmados.

 

Comparte esto: